Hipódromo Argentino de Palermo, 6 de Enero de 2018

Pablo Carrizo junto a La Extraña Dama cruzando el disco ganador. Foto Cortesía: Hipódromo Argentino de Palermo – Prensa

En el circo porteño se disputó el CLÁSICO APERTURA (G3) para yeguas de 3 años y más edad sobre la distancia de 2200 metros en pista de césped.

Una perfecta victoria ha conseguido LA EXTRAÑA DAMA (Catcher In The Rye) quien conducida por la buena administración de PABLO CARRIZO se impuso por un cuerpo a nuestra favorita KEYRA (Orpen) por un cuerpo en el disco, arrojando un tiempo de 2m13s87c y abonando en el disco el valor de $ 3,50.

La Extraña dama ha logrado la victoria de puerta a puerta, ya que rápidamente asumió las acciones y fue American Song quien la persiguiera de cerca escoladas por Top Cats y Star Austral, mientras que Keyra movía en el último lugar.

Siempre con buena acción La Extraña Dama no esta en condiciones de darle posibilidades a sus rivales, ya que al ingresar al derecho final, se afirmó por la mitad de cancha.

Cuando parecía que sus rivales iban a dominarla, Pablo Carrizo logró mantener la delantera y en los últimos metros contener el embate de Keyra quien venía volando de atrás por el margen de  un cuerpo.

Tercera ingresó American Song (Stripe Song), a 2 cuerpos Top Cats (Aussie Rules), a 2 ½ cuerpos Star Austral (Cosmic), a 5 cuerpos Malibu Honey (Pure Prize) y completó a 5 cuerpos Inca Buena (Indygo Shiner).

La entrenada por José Luis Palacios, es hija de Catcher In The Rye y de la generosa Toda Una Dama por Cipayo fue criada en el Haras De La Pomme y reservada para su propia caballeriza.

La media hermana de Señor Candy (USA – Candy Ride) ha logrado esta tarde su 6ta victoria sobre 17 salidas, alzando a 4 sus victorias clásicas.

Entre ellas se destacan el Clásico Ignacio E Ignacio F. Correas (G2), Clásico Juan Shaw (G2), Clásico Chile (G3) y hoy el Clásico Apertura (G3).

Victorias de placé que valen mucho en el Gran Premio Estrellas Distaff (G1) y en el Gran Premio Gilberto Lerena (G1), oportunidad que quedó a un cuerpo de su hermana paterna, la buena de Kiriaki.