Lloni Gutiérrez es uno de los propietarios de las sedas cordobesas; las mismas que brillaron en el Carlos Pellegrini del Nuevo Hipódromo de Las Flores con una categórica actuación de Ex Cia. Cuatro días después de ese triunfo, el festejo continuó por intermedio de Calcolatore en el Gran Premio Dardo Rocha. Días de gloria.

En el lapso de 96 horas, las emociones del entorno de la caballeriza Oye Tango alcanzaron niveles de los elevados. En los 2000 metros de la arena santafecina, Ex Cia le otorgó uno de los clásicos más importantes del turf federal como es el Carlos Pellegrini y, luego, con Calcolatore consiguieron una medalla de Grupo Uno en el Gran Premio Dardo Rocha (G1, 2400 metros), la prueba insignia de La Plata.

“A Ex Cia lo compramos en Buenos Aires y ya era ganador de tres carreras. La meta era participar en el Clásico San Jerónimo, en la que llegó tercero y luego consiguió esa misma posición en Rosario. Es un poco nervioso. Se le colocó una careta y eso mejoró su comportamiento”, cuenta Lloni Gutiérrez, uno de los propietarios de una sociedad que empezaba a vivir días inolvidables.

Se le pide deletrear el nombre de pila. Accede sin problemas y, a continuación, subraya el significado de ser protagonistas en Las Flores. “Somos propietarios del interior que nos gusta correr en el interior. Tuvimos la suerte de ganar el Vendimia y ahora el Pellegrini de Santa Fe. Recorrimos varios hipódromos y lo disfrutamos mucho”.

“El domingo corremos el Rocha”, se anticipaba Gutiérrez que desde hace aproximadamente 15 años que tiene caballos de carreras. Luego esa magia del destino le iba a dar ese nuevo triunfo en el circuito platense. Con dos fondistas que se adquirieron para competir en cotejos de largo aliento, la eficacia fue perfecta. Por estas horas se habla de Calcolatore, aunque la gran semana de Oye Tango empezó con Ex Cia en Santa Fe.

Nicolás Alcalde
Prensa Nuevo Hipódromo de Las Flores